Saltar al contenido
Menús de dietas

Comer sano

ensalada-saludable

19 maneras fáciles de comer más saludable

Consejos fáciles, saludables y deliciosos

Existen muchos consejos de cómo comer sano, pero saber cómo hacerlo no es tan sencillo. Hoy en día están de moda las dietas saludables, la tendencia de los alimentos gourmet y una gran lista de súper alimentos que parece que comer sano se ha vuelto complicado.

En realidad, comer de forma saludable no tiene que ser complicado. Con estos diecinueve consejos te mostraremos como comer sano de forma muy sencilla de entender y también divertido.

Hay personas que prefieren pasar directamente a los medicamentos y, aunque estos son métodos eficientes que deben ser recetados por especialistas, haz lo posible por mantener un equilibrio con tus dietas equilibradas y con la práctica de deporte.

1. La dieta mediterránea

La dieta mediterránea es especialmente originaria de los países: España, Portugal, Grecia, Italia, Croacia y Chipre. Se basa en una alimentación rica en vegetales, verduras, frutos secos, frutas, legumbres, pan, otro tipo de cereales.

Las ensaladas nunca deben faltar para acompañar tus comidas e incluso de plato único.

El aceite de oliva, el queso feta, el vinagre y el vino con moderación. Este tipo de dieta es muy recomendable tenerla en su listado de comidas sanas semanales, además ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

comer-ensaladas-saludables

2. Revisa el etiquetado

Es importante mirar el etiquetado de los productos que adquirimos, cuantos más ingredientes contenga, es más probable que el producto esté procesado. Si observas que contiene ingredientes innecesarios en algo que a la vista parece saludable, piénsalo antes de comprar. El pan, por ejemplo, no necesita azúcar añadido.

3. Come más alimentos integrales

Un huevo lo pone la gallina, la patata viene de la tierra, ¿pero de donde viene una tarta de chocolate con nata? Los alimentos que están si procesar te darán unos beneficios mayores, los alimentos durante el procesamiento se les extraen nutrientes como la fibra y los antioxidantes.

El exceso de azúcar y sodio que contienen algunos alimentos procesados, no son necesarios, por eso intenta buscar productos que su procesamiento sea mínimo. Es verdad que muchas veces no nos podemos resistir a una bolsa de patatas, pero si esas patatas las haces de forma casera con una buena materia prima, tu cuerpo lo agradecerá.

4. Comer alimentos crujientes

Cuando comes bocadillos se produce una sensación de bienestar por su crujido al morder el pan, también al comer manzanas, nueces, almendras. Cuando se mantiene la boca ocupada masticando y comiendo más lento, tu cerebro llega a asimilar que te sacias mucho antes.

5. Come de forma más calmada

Cuando te propones comer, trata de ir saboreando cada bocado, especialmente los primeros que te llevas a la boca, son los que más disfrutas. Después de esos primeros bocados las papilas gustativas se reducen. Tu cerebro tarda aproximadamente unos veinte minutos en darse cuenta de que tu estómago está saciado. Si por el contrario devoras la comida como si se acabase el mundo, probablemente acabarás muy lleno.

chicas-comiendo-sano

6. Bebe agua

Mantenerse hidratado te va a ayudar mucho a que tu cuerpo carbure correctamente, aparte de asegurarte de no comer en exceso. Aunque no solo manteniéndote hidratado evitas la comida en exceso, es posible que pienses que tienes hambre cuando realmente tengas sed. En definitiva, beber un par de vasos de agua no te va a dañar y te puede ayudar a mitigar el ansia de comer.

7. Intenta no saltarte comidas

Comer de forma regular durante todo el día va a mantener tu metabolismo funcionando a gran velocidad. Evita que tu energía decaiga, mantente concentrado y también alerta. Así, te ayudarás a mantener una constante en tu peso porque estarás evitando comer en exceso en comidas posteriores.

Los expertos recomiendan que se debe comer cada tres o cuatro horas.

8. Haz la merienda

La merienda es otra comida que debes realizar y tenerlo como costumbre, está entre medias de la comida y la cena por lo que mantendrá el equilibrio natural para no excederte con la cena. Puedes optar por un rico bocadillo, no muy grande, que seguro te aportará la energía suficiente para pasar la tarde con la energía suficiente.

No caigas en la tentación de merendar alimentos procesados ni mezclarlos con bebidas con mucho azúcar, la merienda se debe realizar ligera, ni mucha cantidad, ni muy poca, simplemente la justa hasta la cena.

9. Toma fruta

Comer sano es vital, hacerlo con dietas saludables es mucho más divertido. No podemos olvidar la fruta en nuestra planificación de comidas, cenas y desayunos.

Las naranjas en el desayuno aportan mucha energía por la mañana, si además acompañamos con una infusión y unas tostadas con aceite y tomate a esta comida tan importante al comienzo del día, le pondremos una sonrisa a la jornada y estaremos muy vivos.

Comerse una manzana a media mañana para saciar esa gusilla, nos ayudará a seguir hasta la hora de comer y nos aportará fibra.

Y en la comida poder terminar con una pera, un melocotón, un plátano…

Para la cena un kiwi o unos fresones serían buenos aliados, eso sí, no le pongas nata como si no hubiera mañana 😉

comer-fruta-saludable

10. Cuidado con la tentación de visitar la alacena

Evitar los dulces es duro algunas veces por tener esa sensación de privación. Una de las soluciones sería generar un entorno donde puedas consumir algún dulce sin que dependas directamente de tu fuerza de volundad.

Si el camino fácil es caminar hacia la despensa o frigo, pasarás a la acción y cumplirás tu objetivo. Si por el contrario piensas que tienes que ponerte las zapatillas, levantarte del sofá, quitarte la manta y romper tu estado de placer, la pereza ¡¡triunfará!!

11. Date un capricho

Si sientes la necesidad de darte un capricho alguna vez durante tu plan “comer sano”, hazlo. Es inevitable la tentación alguna vez, ves ese pastel de chocolate que te está llamando, pero si sigues tu dieta a diario no llegarás a darte un atracón, tu estómago necesita menos y tu cerebro está entrenado.

comer-un-brownie

12. Cuando los productos frescos no es una opción, ve a los refrigerados

Adquirir alimentos frescos de la huerta es una de las mejores opciones para comer sano y de forma saludable, pero si se presenta algo complicado, elegir alimentos refrigerados también es una buena opción por las cantidades de nutrientes comparables que aportan.

13. Versiones bajas en grasas

Versiones bajas en grasas o dietéticas de los alimentos que más te gustan.

Cuando realmente deseas un brownie de postre, ninguna cantidad de un helado de hielo podrá compensarlo.

Los alimentos dietéticos te dejan con ganas de seguir comiendo, derrocha unas cucharadas de ese brownie y te sentirás satisfecho psicológica y físicamente.

14. Elige fruta real frente a los sabores de fruta

Cuando ves en una etiqueta el sabor del contenido, es señal que fue desprendida de su sabor original. Que ponga natural significa que ese aditivo proviene de un animal o planta, que además puede no ser tan saludable como aparenta.

Los científicos/doctores, elaboran utilizando bacterias, sabores que imitan al sabor original y los llaman naturales.

15. Cena en una mesa

Cuanto menos te distraigas y te estreses cuando cenas, mejor absorberá tu cuerpo los nutrientes. Intenta que sea relajada, aunque la situación resulte complicada a veces, sobre todo con niños. Pero es mejor esperar a que vayan a dormir y cenar tranquilamente, compartir conversación y digerir alimentos ligeros.

16. No te excedas en bebidas con mucha azúcar

Cuando entramos en el super vemos estantes llenos de bebidas coloridas y con nombres llamativos muy bien pensados, que suenan a saludables. En realidad, es agua endulzada.

No te dejes llevar por las etiquetas, mejor tomar un té helado, agua con gas con algo de limón natural, helado de limón…

17. No todos los batidos son saludables

Cuando haces un batido de solo frutas son una gran opción de alimentación saludable. Las frutas y verduras son muy ricas en proteínas y contienen un alto contenido en fibra como las semillas de chía, leche de almendras, entre otras.

Por otro lado, las compradas en tienda, tienden a contener altas cantidades de azúcar. Intenta hacerte tus propios batidos, es una forma de divertirse y comer sano y saludable.

batidos-sanos-frutas

18. Come carne sin procesar

No tienes por qué cazar para cenar, pero si el pollo que vas a tomar se ha convertido en una pepita, quien sabe lo que vas a masticar. Si eliges carne procesada como salchichas, consumes conservantes y sodio en vez de ricos nutrientes. Pasa por la carnicería elige una buena materia prima.

19. Cuando tomas un bocado en el camino, elije bocatas sencillos

Si no tienes mucho tiempo y al parar en la estación de servicio en vez de matar el hambre con dulces y bebidas con azúcar, intenta pedirte en el restaurante un bocata de jamón, queso, anchoas con tomate o atún y lo acompañas con un botellín de agua, te dejará saciado y tu pequeño momento lo harás mucho más saludable beneficiando a tu organismo.