Saltar al contenido
Menús de dietas

Actividad física

Salud y ejercicio

Practicar ejercicio regularmente aporta muchos beneficios mucho más allá de nuestro cuerpo. Mejora nuestras condiciones mentales y emocionales.

Disponer de media hora diaria, para aquellas personas que no les va meterse en gimnasios, es vital para poder ejercitar alguna actividad regular y de forma continua, con una intensidad moderada. Repetir estas actividades unos cinco días en semana, puede ser un gran ejemplo de práctica regular.

Para realizar este tipo de actividades no es necesario sudar a diario la gota gorda. Prácticas tan sencillas como caminar treinta minutos al día es estar realizando un ejercicio y aporta muchos beneficios físicos y psicológicos. Ayuda a regular el colesterol, controlan la presión arterial, dormimos mucho mejor y una de las cosas más importantes, aumenta nuestra autoestima.

Entre los beneficios que nos aporta la actividad física diaria y buena para nuestra salud, podemos destacar los siguientes:

• Mejora la circulación sanguínea

• Aumenta la capacidad pulmonar

• Fortalece la resistencia cardiaca

• Un corazón más grande, más fuerte y menos graso

• Potencia la autoestima

• Fortalece y flexibiliza nuestros huesos y músculos

• Nos ayuda a bajar peso

• Minimiza el estrés y ayuda a prevenir depresiones

• Aumenta nuestra capacidad para concentrarnos

No tengo tiempo ya no es una EXCUSA, si organizas bien tu día y tu tiempo, eres capaz de incluir en tu rutina diaria la actividad física.

Ejercicio vs Deporte

Siempre que hacemos deporte hacemos ejercicio. Pero no siempre que realizamos ejercicio estamos desarrollando una actividad deportiva. Aquí lo explicamos un poco mejor:

Ambas cosas se compenetran, pero no siempre que estamos realizando un ejercicio desarrollamos una actividad deportiva.

La actividad física es cualquier movimiento corporal. Es decir, cualquier movimiento que hace mover nuestros músculos. O sea, que actividad física también es fregar los platos o hacer la colada.

La actividad física se refiere al movimiento del cuerpo. Cualquier acción de movimiento nuestros músculos se mueven. Es decir, barrer, poner lavadoras, colocar libros, también contribuyen a la activada física.

Ejercicio físico es una actividad que hemos planificado e integrado en la rutina del día a día y cuya finalidad es la de mantenerse en forma, sentirnos mejor y divertirnos. Hacer running sería un ejemplo.

El deporte es un ejercicio que busca un objetivo. Un ejemplo sería: competir en medias maratones, duatlones…

¿Qué actividades son más convenientes?

Hay que distinguir nuestros propósitos, si te apuntas a un 10k por poca cosa que parezca, sin haberte preparado y haber realizado durante un tiempo un entrenamiento riguroso y controlado, no es nada saludable. Si es uno de tus propósitos de principios de año, es preciso que te hagas un chequeo médico para ver si tu condición física te permite una serie de entrenamientos.

De esta manera estaremos capacitados para ver qué actividades nos convienen más. Si has decidido ponerte en forma pero es algo nuevo para ti, atendiendo a las recomendaciones de tu médico, podrías optar por comenzar con un ejercicio planificado y continuado. Algo sencillo de poner en marcha es subir y bajar escaleras sin coger el ascensor, andar más y coger menos el coche, en definitiva, ser más activos e ir aumentando nuestra actividad según vayas viendo tu evolución.

Correr vs Caminar

Comentar que cada uno de estos ejercicios tienen muchos beneficios. Ambos ayudan en la prevención de enfermedades coronarias, reducen el riesgo de padecer Alzheimer y son muy recomendables y beneficiosos para nuestro corazón y sistema cardiovascular.

Una de las diferencias más destacadas entre correr y caminar está en como sufren las articulaciones. Al correr, las articulaciones de nuestros músculos, soportan entre dos y tres veces el peso corporal, pero es cierto que practicar running proporciona un mayor estado de bienestar desde el punto de vista psicológico al que obtenemos solo caminando.

Si nuestro propósito es bajar de peso, es más importante la distancia que hemos recorrido que la velocidad. Por lo tanto, caminar durante unas tres horas, es más efectivo que salir a correr.

El calentamiento es parte fundamental del ejercicio para evitar lesiones innecesarias. Es importante preparar los músculos y el corazón antes de iniciar el entrenamiento. Igual que hacer estiramientos, una vez terminemos nuestra actividad, hay que acostumbrarse a estirar y ayudar así a la recuperación y relajación muscular después del esfuerzo realizado y a la tensión a la que hemos expuesto a nuestras articulaciones y músculos.

Intenta beber agua para hidratar tu cuerpo, hazlo antes de comenzar, mientras practicas y justo después, siempre de forma moderada.

Disciplinas de técnicas corporales

El Yoga

Una disciplina basada en movimientos lentos donde predominan las posturas estáticas con respiraciones intensas. Es muy recomendado para personas que padecen depresiones, ansiedad y otro tipo de desequilibrios emocionales.

El Pilates

Focaliza su método en la intensidad de sus ejercicios muy específicos para tonificar y fortalecer la musculación sin que esta aumente el volumen. Es una disciplina que estiliza a través de ejercicios breves, para dotar de flexibilidad y fuerza al cuerpo.

Los ejercicios de Pilates se centran en el abdomen y sus principios básicos son: control, precisión, concentración, respiración y fluidez. También se utilizan otro tipo de elementos como: balones, gomas elásticas, etc…

El CrossFit

Un entrenamiento novedoso que focaliza en la gran intensidad de sus ejercicios de fuerza y de resistencia. Fue a comienzos del año 2000 cuando comenzó a coger popularidad y hoy en día existen centros especializados en esta disciplina.

También se ha convertido hoy en día, en el entrenamiento principal de las fuerzas de seguridad del estado. Realizando este tipo de entrenamiento se consigue mejorar el estado físico de forma general, ganar fuerza, flexibilidad, agilidad y también y no menos importante, salud.